Para poder asumir ciertas enseñanzas hay que empezar por desaprender lo aprendido, para llenar un vaso, este antes debe estar vacio.

  • Desde hace algunos años han surgido diversas disciplinas que relacionan la salud con las emociones. Sin duda, se trata de una perspectiva innovadora en el abordaje del estudio fisiológico del cuerpo humano.
  • Y como ha sucedido otras veces, a lo largo de la historia de la humanidad, la evidencia precede a la ciencia.

Replanteamiento: ¿Qué importancia tiene que la Psicología Científica pierda un poco de rigor, precisión y exactitud si a cambio gana de mucho de Verdad? Yo apuesto por la Verdad y asumo el riesgo de la incertidumbre.

Algunos hombres se dedican a la ciencia, pero no todos lo hacen por amor a la ciencia misma. Hay algunos que entran en su templo porque se les ofrece la oportunidad de desplegar sus talentos particulares. Para esta clase de hombres la ciencia es una especie de deporte en cuya práctica hallan un regocijo, lo mismo que el atleta se regocija con la ejecución de sus proezas musculares. Y hay otro tipo de hombres que penetran en el templo para ofrendar su masa cerebral con la esperanza de asegurarse un buen pago. Estos hombres son científicos tan sólo por una circunstancia fortuita que se presentó cuando elegían su carrera. Si las circunstancias hubieran sido diferentes podrían haber sido políticos o magníficos hombres de negocio. Si descendiera un ángel del Señor y expulsara del Templo de la Ciencia a todos aquellos que pertenecen a las categorías mencionadas, temo que el templo apareciera casi vacío. Pocos fieles quedarían, algunos de los viejos tiempos, algunos de nuestros días. Entre estos últimos se hallaría nuestro (Max) Planck. He aquí por qué siento tanta estima por él”.

La importancia de una buena pregunta es, en ocasiones, más determinante que su respuesta. Al preguntar sembramos una semilla, abrimos un campo de diálogo inédito y generamos nuevas posibilidades.

Desde la Antigua Grecia el cuestionamiento ha sido el primer paso para nuevas formas de pensamiento. Por ejemplo, para Sócrates (470-399 a.C.) las preguntas son un arte para alumbrar el saber y sólo le interesan las respuestas en tanto que suscitan un nuevo interrogante. Es la única manera de avanzar en el conocimiento.

M. Pilar Grande Martín fue Doctora en Psicología y profesora de la Universidad de Málaga. En 1992 publicó el artículo La Física Cuántica ¿un modelo para la Psicología? en la Revista de Historia de la Psicología reconocida por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.  En las primeras líneas del artículo nos deja bien claro su propósito: “sugerir algunos planteamientos y exhortar (eso sí) a una profunda reflexión sobre los mismos”. A lo largo del texto no responde a la pregunta planteada en su título, sin embargo, nos abre una puerta para abordar los puntos de conexión de estas dos disciplinas, la física cuántica y la psicología.

Como primer paso, distingue entre 3 tipos de física fundamentales: la Física Clásica o newtoniana, la Teoría de la Relatividad de Einstein y la Física Cuántica. A grandes rasgos, se puede decir que la física newtoniana es aplicable “a los cuerpos cuya velocidad es pequeña en comparación con la velocidad de la luz (300.000 km/s)“. En cambio, cuando la velocidad de un cuerpo se aproxima a esa cifra su estudio sufre una serie de fenómenos (aumento de la masa, contracción de la longitud) que sólo se pueden estudiar desde la teoría de la relatividad. Por su parte, la física cuántica es la física de las partículas pero “no por ello deja de ser aplicable a la vida de cada día ni tan siquiera a la concepción del universo”.

Se trata de tres maneras complementarias de abordar la comprensión del mundo y la autora nos recuerda que ya, en ocasiones anteriores, los principios de la física han servido de inspiración y modelo para desarrollar tesis propias de la psicología. Así, por ejemplo,  David Hartley (1705-1757), padre del Asociacionismo (como escuela psicológica) se basó en Locke y Newton y “en su obra Observaciones sobre el Hombre (1749) aplicó al estudio del Sistema Nervioso la concepción de la ‘acción vibratoria’ lo cual supuso un cambio importante en relación a la teoría generalmente aceptada hasta entonces del flujo de espíritus animales por el interior de los nervios”.  Además Hartley utilizó claras referencias  newtonianas en sus escritos.

También menciona a Johan Friedrich Herbart (1776-1841) que planteó su psicología distinguiendo entre “estática y dinámica del alma” tal y como planteaba Newton su física mecánica. Al mismo tiempo en su obra Phsycologie als Wissenschaft (1824) “afirmaba que la psicología debe acudir a las matemáticas como instrumento fundamental de la ciencia (al estilo de Galileo o de Newton).

Asimismo, resalta a Wilhelm Wundt (1832-1920) padre de la psicología experimental conocido por haber desarrollado el primer laboratorio de psicología experimental en 1879, en Leipzig, y estudiar la experiencia inmediata y observable. Los contenidos de la conciencia y los procesos sensoriales básicos los estudiaba con el método de la introspección, que era la percepción interna de los elementos de la conciencia propia.

La Dra. Grande Martín nos recuerda que “a lo largo de la historia de la psicología, nos encontramos con múltiples ejemplos de aplicación de modelos procedentes del campo de la física en la elaboración de teorías y/o modelos psicológicos” y por eso, termina defendiendo que “la psicología científica haga suyos los interrogantes abiertos por la física cuántica y pierda el miedo a incluir entre sus intereses temas de estudio tales como: la conciencia, la realidad, la relación conciencia-realidad, la teleología, las categorías espacio-tiempo, el superholograma de la realidad, la observación participante…”, entre otros.

La realidad que conocemos como mundo exterior no puede existir sin la interacción con un observador, es decir, con la conciencia.  Y esta conciencia está moldeada por sus pensamientos, emociones, creencias y toda la información heredada.

En este artículo se legitima la idea de establecer una conexión entre la Física Cuántica y la Psicología al evocar precedentes anteriores.

La intención de focalizar el abordarje de este trabajo la he fundamentado en la incoherencia de obtener una buena respuesta ante el , según mi punto de vista, sin sentido de obtener una respuesta beneficiosa a su planteamiento e intención principal.

  • “Es un hecho comprobado científicamente que la capacidad de sentir aumenta la capacidad de razonamiento”, expresa Antonio R. Damasio.
  • Primero es la emoción y luego el razonamiento. Sentimos una emoción y después le damos una explicación racional a lo que nos pasa. Nos alejamos del sentimiento cuando entramos en la explicación. Si aprendiéramos a no justificarnos, sabríamos, sin pensar, lo que sentimos.
  • “Un ingrediente clave para que la evolución de la salud humana avance es el auto-empoderamiento, que sólo puede manifestarse con un reconocimiento claro de nuestra propia capacidad para sanar y prosperar”
  • “activar nuestra propia respuesta de salud está dentro de las capacidades humanas”.
  • El Dr. Esteller afirma que “la influencia de los genes en las enfermedades es sólo del 10%” y que “lo genes son sólo parte de nuestra historia” y no podemos culparlos de las enfermedades. Podemos tener ciertos genes relacionados con enfermedades concretas y lo que hará activarse estos genes tiene que ver con nuestro estilo de vida. Con nuestros hábitos. “Es lo que hace que dos personas con el mismo material genético, como los gemelos idénticos, sobre todo si viven separados, se vayan pareciendo menos cuando crecen y que desarrollen distintas enfermedades. Esto se debe a marcas químicas que se añaden a los genes en función del estilo de vida”
  • Las aportaciones de la Epigenética son fundamentales para entender que podemos participar en nuestra propia curación porque nos muestra que podemos aprender a curarnos cambiando de medio ambiente, lo que implica empezar a percibir de otra manera. Porque el ambiente no son sólo las condiciones físicas, de clima o contaminación, o los alimentos que comemos sino también el estrés diario y los estados emocionales a los que nos hemos acostumbrado en nuestra vida cotidiana. El medio ambiente se relaciona con lo físico y lo emocional.
  • Según publica el Centro Médico Teknon-Grupo Quirónsalud  (Barcelona): “las emociones ejercen una función catalizadora para que el individuo recupere su equilibrio físico-psicológico”, y “juegan un papel influyente en el proceso de la salud y pueden ser consideradas como un factor de riesgo para patología neuroendocrinas, autoinmunes, cardíacas e infecciosas”.Entender esto nos lleva a hacernos responsables de lo que nos sucede, y sobre todo de nuestra forma de reaccionar emocionalmente frente a ello.
  • Paul Ekman, menciona:  Para mí, lo más sorprendente fue descubrir hasta qué punto el sistema emocional afecta a lo que hacemos y lo inconscientes que somos de ello el 99% del tiempo.
  • La palabra psicosomática significa: “factores psicológicos con influencia sobre las enfermedades”
  • “Cada paciente es único e incomparable”
  • No olvidemos: curar lo de adentro para sanar lo de afuera.

La Dra. Suzanne O’Sullivan, en su libro “Todo está en tu cabeza” cuenta, a través de diversos casos-ejemplo, cómo los médicos abandonan a los pacientes a los que no pueden curar sus síntomas. Como médico propone que el ejercicio de la medicina sea una labor detectivesca. Cada persona merece un estudio profundo de su dolencia: “es absolutamente fundamental que el paciente sienta que el médico entiende su sufrimiento. Hay pacientes que creen que les están acusando de mentir, de fingir, que su dolor no es real”.

El paciente que sufre una enfermedad psicosomática se siente culpable porque entiende que el médico le dice que genera sus propios síntomas. Cuando en realidad sus dolencias son reales aunque no tengan un origen fisiológico. Por eso, dice, deberíamos juzgar menos. Los médicos a los pacientes y los pacientes a sí mismos.

Hodgkison afirma que “no es científico mantener la postura de que simplemente somos seres físicos”, que “estamos bloqueados en esa forma materialista de ver la existencia” y que no queremos aceptar que “la mente es creadora del mundo físico”.  Para argumentar la aprobación de un nuevo paradigma científico que “nos inste a mirar el mundo de otra manera” se apoya en reconocidos investigadores de diferentes disciplinas.

Así, por ejemplo, cita al Dr. Eben Alexander, neurocirujano y profesor de Harvard, que relata cómo pacientes con experiencias cercanas a la muerte “descubren que su conciencia continúa” y afirman que “la muerte no es su fin”. También nombra a Donald Hoffman, profesor  de Ciencia Cognitiva de la UCLA que “defiende que la conciencia es la que crea el cerebro” y al que, en este mismo muro, dedicamos el artículo “Lo que vemos no es la realidad”. Asimismo menciona a la neuroanatomista Jill Bolte Taylor que en el proceso de sufrir un ictus fue capaz de distinguir “cómo su conciencia se expandió a la vez que perdía la movilidad, el habla y la memoria”.

Para Hodgkinson un nuevo paradigma científico no es una religión ni una fe. Ver el mundo de otra manera es darnos permiso para pensar que “nuestro cerebro filtra la realidad, de manera que cada uno de nosotros tiene una perspectiva individual del mundo, pero que paralelamente existe un campo de conciencia mucho más amplio que nos conecta a todos”. Esta perspectiva nos propone dejar de identificarnos con nuestro cerebro y “nos devuelve el control”.  “Lo que la nueva ciencia emergente nos está ofreciendo es una verdadera revolución”.

beassertive AdministratorKeymaster

Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario