PALABRA EXPRESADA, SENTIDA, VIVIDA

Una página que deja de estar en blanco para ser escrita, sentida, vivida. Momentos intensos llenos de emociones, dudas y nuevos encuentros, donde seguimos en el camino del aprendizaje y en el despertar de nuestra sensibilidad adormecida. En donde todo tu cuerpo se involucra y se renueva en cada gesto, en cada mirada y en cada palabra recibida, elevando así la calidad de la propia vida. Sentir con fuerza la vitalidad y firmeza de nuestros pasos al caminar, en esos caminares donde la marcha representa nuestra forma de estar en la vida.
En Biodanza cada propuesta, es una invitación para seguir avanzando en ese camino de transformación interna, y también una ocasión para darnos cuenta y poder elegir a donde queremos ir, donde queremos estar y con quién queremos estar. Ser presencia presente en cada momento, en cada acto. Saber estar, sin invadir ni ser invadido, sentir el compañerismo y ser compañero desde el respeto, la solidaridad, la escucha, la atención y el cuidado.

pexels-photo-167964

De saber dar y aprender a recibir, pues recibir es una forma de cuidarse, de entrar en contacto con uno mismo, de confiar e ir superando nuestra timidez, nuestros miedos, aunque nos parezcan gigantes difíciles de vencer.
Y a medida que nos vamos adentrando un poco más en la vivencia, cada secuencia son momentos únicos de encuentro que nos hablan de innumerables cosas, de sucesos e historias que llevamos guardadas en lo más profundo de nuestro ser, que en ocasiones se asoman cautelosas y nos damos cuenta que cargamos un peso innecesario, que nos bloquea y detiene, haciendo hincapié en aquello que nos hace daño.
Debemos soltar todo eso, lanzarlo al viento, decir adiós y valorar cada instante vivido y sentido, abrir la coraza que nos aprisiona y seguir adelante, con el reconocimiento de que somos nosotros, nuestras vivencias y nuestras circunstancias. Todo ello que nos hace únicos y singulares.
Por eso es momento de dar un paso hacia adelante, con la frente en alto y subir un peldaño más en la escalera de la vida, de nuestra vida. Nuestras alas deben de seguir creciendo, tejiéndose con la misma ilusión que se tejen los sueños.

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario