Le preguntaron a Mahatma Gandhi cuáles son los factores que destruyen al ser humano.


Él respondió así:

 

La Política sin principios,

 el Placer sin compromiso,

la Riqueza sin trabajo,

la Sabiduría sin carácter,

los Negocios sin moral, 

la Ciencia sin humanidad y

la Oración sin caridad.

La vida me ha enseñado:

que la gente es amable, si yo soy amable;

que las personas están tristes, si estoy triste;

que todos me quieren, si yo los quiero;

que todos son malos, si yo los odio;

que hay caras sonrientes, si les sonrío;

que hay caras amargas, si estoy amargado;

que el mundo está feliz, si yo soy feliz;

que la gente es enojona, si yo soy enojón;

que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo:

Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa.

La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

” EL QUE QUIERA SER AMADO QUE AME”

”La única razón por la que eres feliz es porque tú decides ser feliz…”


Esto me recuerda la función de las neuronas espejo, como facilitadores de la empatía. Estudios científicos demuestran que en nuestro cerebro existen una serie de neuronas, llamadas espejo, que son las responsables de que podamos ponernos en el lugar de otras personas, es decir, de empatizar. Se encuentran localizadas en el área premotora frontal y en el lóbulo temporal de la corteza cerebral, en una zona muy próxima al área del lenguaje.

Captura de pantalla 2017-03-18 a las 22.04.17

Las neuronas no están aisladas, sino que realizan numerosas interconexiones con otras zonas del cerebro, especialmente con aquellas que están implicadas en las emociones, las del sistema límbico. Otros estudios han confirmado que también son responsables del contagio emocional, de ahí hallamos explicación a nuestro comportamiento similar a las personas de nuestro entorno, también la risa que se contagia, y los sentimientos que nos inundan cuando vemos  a otro sufrir. Una de las ventajas que esto confiere es que podemos ser capaces de predecir el comportamiento de otras personas y anticiparnos a sus acciones, de la misma manera que es una forma de mejora en nuestras relaciones sociales. El poder entender a una persona, más allá de lo que sus palabras expresan, facilita una buena comunicación.

Cuando vemos a un niño repitiendo gestos del padre o de la madre, actitudes, comportamientos, es la empatía la que está ahí presente. Es un aprendizaje por imitación, como si nos pusiéramos delante del espejo y la imagen fuera otra persona, que hace lo que nosotros; siendo al contrario cuando somos los imitadores.

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario