El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, es uno de los sucesos que describe la creencia que tiene una persona de poder influir en el rendimiento de otra.

¿En qué consiste el Efecto Pigmalión?

La teoría de la Profecía Autocumplida nos dice que cuando tenemos una creencia firme respecto a alguien, ésta termina por cumplirse, ya que nuestra conducta se muestra coherente con las creencias que afirmamos. También se llama “Efecto Pigmalión” y su origen se encuentra en la siguiente leyenda:

La leyenda de Pigmalión

Durante mucho tiempo Pigmalión, Rey de Chipre, había buscado una esposa cuya belleza correspondiera con su idea de la mujer perfecta. Al fin decidió que no se casaría y dedicaría todo su tiempo y el amor que sentía dentro de sí a la creación de las más hermosas estatuas.

Al rey no le gustaban las mujeres que veía, y vivió en soledad durante mucho tiempo. Cansado de la situación en la que estaba, empezó a esculpir una estatua de mujer con rasgos perfectos y hermosos. Así, realizó la estatua de una joven, a la que llamó Galatea, tan perfecta y tan hermosa que se enamoró de ella perdidamente. Soñó que la estatua cobraba vida. El rey se sentía atraído por su propia obra, y no podía dejar de pensar en su amada de marfil. 

En una de las grandes celebraciones en honor a la diosa Venus que se celebraba en la isla, Pigmalión suplicó a la diosa que diera vida a su amada estatua. La diosa, que estaba dispuesta a atenderlo, elevó la llama del altar del escultor tres veces más alto que la de otros altares. Pigmalión no entendió la señal y se fue a su casa muy decepcionado. Al volver a casa, contempló la estatua durante horas. Después de mucho tiempo, el artista se levantó, y besó a la estatua. Pigmalión ya no sintió los helados labios de marfil, sino que sintió una suave y cálida piel en sus labios. Volvió a besarla, y la estatua cobró vida, enamorándose perdidamente de su creador. Venus terminó de complacer al rey concediéndole a su amada el don de la fertilidad.

El eminente sociólogo norteamericano Robert Rosenthal, utiliza este mito griego para explicar la importancia que tienen las expectativas sobre las personas, cosas, situaciones o incluso nosotros mismos, para que se acaben convirtiendo en una realidad.

Experimentos sociales que demuestran la teoría

Rosenthal hizo un experimento que consistía en decirles a los profesores de una escuela que ciertos alumnos, escogidos al azar, eran brillantes. Un año después hicieron un test a todos los alumnos y aquellos niños supuestamente “brillantes”, obtuvieron mejores resultados.

Otro interesante estudio es el que se realizó en un pueblo en Ghana Central llamado Ashanti. En dicho pueblo, cada niño al nacer recibe un nombre espiritual que se basa en su día de nacimiento. Por otro lado, cada día está asociado a un conjunto de rasgos de personalidad. A los nacidos en lunes se les llamada Kwadwoy, y tradicionalmente se les considera que poseen una personalidad calmada y pacífica. A los niños nacidos en miércoles se les conoce como Kwaku, y se supone que tienden a tener malas conductas. Un psicólogo decidió estudiar si esta temprana etiqueta podría tener un impacto a largo plazo en la autoimagen y, por tanto, en la vida de los niños. Para ello, examinó la frecuencia con la que ambos nombres aparecían en los registros de los Tribunales Juveniles por cometer algún delito. Y, efectivamente, el resultado de la investigación mostró que el nombre dado a un niño en su nacimiento afectaba a su conducta, ya que había una notable superioridad de delincuentes con el nombre de Kwaku (a los que pronosticaban mala conducta) que Kwadwo (los pacíficos).

¿Podemos extraer que se cumple la superstición de que el nombre influye en la personalidad?

Ciertamente no, lo que influye son las expectativas que tenemos sobre una persona determinada.

La creación de expectativas del Efecto Pigmalión

De manera que la profecía autocumplida hace honor a su nombre cuando podemos ver que realmente en numerosas ocasiones se cumplen las expectativas que se formulan unas personas con respecto a otras, y de manera especial, si las consideramos importantes para nosotros.

Del mismo modo, cuando aseguramos que cierta circunstancia va a producir un resultado negativo (un negocio, una relación, etc.), nosotros mismos nos encargamos de que esto sea así, es como si nuestro pensamiento se dirigiera hacia ese resultado, y orientamos todas nuestras acciones en ese sentido.

En realidad se trata de una retroalimentación automática, creemos que algo va a suceder de una determinada manera y actuamos como si eso fuera cierto, lo que ofrece muchas más probabilidades de que se produzca.

Igualmente, cuando se predice un resultado positivo, todas las fuerzas del individuo se movilizan hacia su consecución, por lo que es mucho más probable que lo consiga.

Consejos para evitar los efectos negativos del Efecto Pigmalión

Lo cierto es que puede ser difícil cambiar deliberadamente nuestras expectativas hacia los demás. Pero nosotros podemos cambiar conscientemente nuestro comportamiento. Al adoptar el conjunto de comportamientos, vamos a estar influenciando en como nuestros hijos, nuestros alumnos o nuestros empleados utilizan su potencial, y podemos hacer que este potencial vaya más allá de lo que suponemos.

Por este motivo es fundamental que los padres, profesores y adultos en general hagamos un ejercicio de autoexploración que nos permita descubrir cuáles son las expectativas reales que ponemos hacia el otro, y por qué.

Unas expectativas elevadas promoverán un logro mayor. No es un acto de magia, es simplemente un acto de inspiración. Porque las expectativas más altas conducen a maestros (u otras figuras de autoridad) a que actúan de manera diferente en lo que respecta al otro, y esto en el aula con los niños se puede hacer de cuatro formas:

  1. Creando un clima socio-emocional más cálido y acogedor para los estudiantes, considerando su alto potencial, y transmitiendo ese calor a través de señales no verbales: un gesto, una sonrisa de aliento, un toque en el hombro…
  2. Enseñando más cosas sin temor y ayudándoles a descubrir por ellos mismos, esto los estudiantes lo encuentran especialmente interesante.
  3. Si se dan por vencidos, ofrecerles más tiempo y promover que otros estudiantes les ayuden para contribuir en el crecimiento entre iguales.
  4. Personalizar el lenguaje verbal hacia los alumnos, en especial hacia aquellos con mayor dificultad en el rendimiento siendo más detallado y más personalizado, no algo tan genérico como decir en un momento dado “Buen trabajo”.

Ser capaces de expresarnos a todos los niveles: lo que decimos, cómo lo decimos, nuestra expresión corporal, tono de voz, etc. es de gran importancia a la hora de lograr una retroalimentación positiva de los demás. Si deseamos sacar lo mejor de un hijo, un alumno u otra persona, no le limitemos con un discurso negativo, con reproches o actitudes de falta de confianza, pues lo único que lograremos será afianzar esta creencia y cumplir con las expectativas negativas que teníamos.

“Cuentan que una vez entró un niño en el taller de un escritor. Y con la curiosidad de todos los niños, estuvo por un largo rato disfrutando de todas las cosas maravillosas que había en ese taller: martillos, formones, troncos de madera, bocetos, esculturas a medio hacer, otras ya listas…Pero lo que más le impresionó a ese niño fue ver una enorme piedra en el centro del taller. Era una piedra tosca, desigual. Todavía tenía los fogonazos de las cargas de dinamita  con que la habían arrancado en la montaña, y tenía también las magulladuras de las cadenas de la gandola que la había traído desde la lejana sierra hasta el centro del taller. El niño estuvo acariciando la piedra largo rato con sus ojos y se fue. Volvió el niño a los pocos meses y vio que, en lugar de esa piedrota que él tanto había admirado, se erguía un hermosísimo caballo que parecía quererse liberar de la fijeza de la estatua y ponerse a galopar por la sabana. Entonces el niño se dirigió al escultor y le preguntó: ¿Y cómo sabías tú que, dentro de esa piedra, se escondía ese caballo?”

Una piedra en el camino es eso “una piedra” pero si la tallas deja de convertirse en piedra para tener un valor “un caballo”. Cada persona es una obra de arte en potencia a la espera de que se le permita demostrar su talento.

FUENTE: https://www.psicoactiva.com/blog/profecia-autocumplida-efecto-pigmalion/

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario