A veces una pequeña frase tiene la capacidad de remover una consciencia. Los aforismos, los koans de los maestros zen, los proverbios e incluso algunos refranes pueden ser el catalizador de una toma de consciencia radical y situarnos, de repente, en el aquí y en el ahora.
“Cada segundo que vivimos es un momento nuevo y único del universo, un momento que jamás volverá…” Pau Casals Le dijeron al niño: ¡Hay que ganarse la vida!Y el niño, inocente respondió… ¿La vida está perdida?”
”No hay nadie tan equivocado como aquel que pasa la mayor parte de su vida ganándose la vida”. Henry David Thoreau
“Nadie necesita ayuda para tener problemas.“Proverbio mahorí. Vivir cuesta muy poco, pero podemos complicarlo tanto como queramos. Hay muchos excelentes profesionales que…… pagan…… un precio excesivamente alto…… por su salario.Tu vida está en tu interior. Lo que des de ti, se transformará en tu riqueza.Carlos Nessi.
“Vosotros, los blancos, siempre estáis haciendo preguntas. Nunca os limitáis a observar y escuchar. Suele ser posible aprender todo lo que realmente importa saber sólo observando y escuchando.”
Las mejores cosas de la vida no pueden lograrse por la fuerza: dormir, escuchar, emocionarnos, entusiasmarnos, desear, reír, sentir admiración, sentir confianza, amar… son acciones que no admiten la fuerza, la obligación. Son acciones maravillosamente inconscientes.Aunque nada cambie, si uno cambia, todo cambia.
“Un hombre es lo que él cree que es”Anton Chéjov “No vemos las cosas como son… vemos las cosas como somos nosotros.”Antonio Blay Fontcuberta “El egoísmo no consiste en vivir como uno cree que ha de vivir, sino en exigir a los demás que vivan como uno.”Oscar Wilde.
¿Qué tal si cuando no quieres, dices que no; cuando te hace daño, lo dejas; cuando necesitas pedir, lo pides; cuando quieres dar, se lo das; y cuando quieres llorar o gritar, lo dejas salir?¿Qué tal si cuando quieres comunicarte, te abres? ¡Y cuando estás contento, te ríes!¿Qué tal si te quedas aquí y ahora, lo único real, en donde hay tanto que no requiere ni del pasado ni del futuro?¿Qué tal si te das a tu esencia y te dejas Ser verdadero?Dr. Claudio Casas. “La paleta del pintor” “La felicidad sólo llega cuando no somos objetos de otros, sino sujetos de nosotros mismos.”
Una frase perversa: “Hay que ganarse la vida” “Me ganaba la vida… pero no la vivía.” Una de las frases más frecuentemente citadas por los enfermos terminales, según Elisabeth Kübler-Ross, la principal autoridad mundial sobre el acompañamiento a enfermos terminales.
“El hecho de que una opinión la comparta mucha gente no es prueba concluyente de que no sea completamente absurda.”Bertrand Russell.
DECIR QUE NOS TENEMOS QUE GANAR LA VIDA IMPLICA PARTIR DE LA PREMISA DE QUE LA VIDA ESTÁ PERDIDA.
Has leído bien, sí, ¡perdida! ¡Y esto es fuerte, muy fuerte! Y, sin embargo, todos o casi todos lo tenemos asumido como normal, como lo que toca, como lo que es, como lo que hay. Y si asumimos la perversión de esta frase tan socialmente aceptada y muy escasamente pensada, lo mejor que podemos esperar de nuestra existencia, el mejor de los futuros imaginables, es recuperar algo que, en realidad, nos es consustancial. Para no vivir como muertos, nos pasaremos la vida intentando “ganárnosla”. Con resignación y, según el carácter de cada uno, con un poso de mala leche en el fondo. ¡Y todo porque nos han hecho creer que la vida, aquello que está en el origen de la existencia, de la conciencia, de la felicidad, de la creatividad, del amor, de la intimidad, nos la tenemos que ir ganando! ¡Que cuando nacimos el tema estaba perdido! Y desde pequeñitos nos lo tragamos, ¡zas!, sin rechistar, ¡directo al inconsciente! Tenemos que hacer algo al respecto, jefe, y cuanto antes mejor, si queremos una vida feliz y que este sea un mundo mejor. Y, de paso, si queremos conseguir que nuestra empresa prospere, porque seguro que no se te escapa que una cosa va ligada a la otra. ¿Cómo podemos cambiar esta manera de pensar…?
Yo no soy psicólogo ni filósofo, pero tengo mis ideas, como cualquiera. Así que te propongo una cosa: demos un nuevo significado y una nueva forma de expresión a esta frase y logremos así que las personas establezcan un nuevo punto de partida, reasignen el valor de la vida en su cerebro y definan una nueva “posición existencial de partida”, más sana y menos sometida y resignada. ¿Qué te parece? Mi propuesta es que abramos los ojos y nos olvidemos de esta frase, ya que…
LA VIDA NO TIENE QUE SER GANADA PORQUE ESTÁ GANADA DESDE QUE NACEMOS.
Tú eres una persona razonable, por lo que confío en que sabrás entender estas inquietudes que te transmito. Es más, estoy seguro de que estos pensamientos han debido rondar ya por tu cabeza y has llegado a conclusiones que a mí se me escapan (por algo eres el jefe). Así que espero con ansia tu respuesta a estas líneas.Con un afectuoso abrazo. Ya lo decía el sabio escritor estadounidense Henry David Thoreau… ¡en el siglo XIX!: “No hay nadie tan equivocado como aquel que pasa la mayor parte de su vida ganándose la vida”.
Querido amigo, querida amiga: El diccionario nos dice que una brújula es un “instrumento que indica el rumbo de la nave”. En otro caso, la define como “lo que sirve de guía”. En cuanto a “interior”, obviamente significa “que está en la parte de adentro”, aunque otra hermosa definición que encontrarás en algunos diccionarios es “que sólo se tiene en el alma”. Podríamos decir, por tanto, que hablar de la “brújula interior” es hablar de… “La capacidad que tenemos en nuestra alma de fijar el rumbo de nuestra vida y de asumir la responsabilidad de darle sentido”.
Esta ha sido desde siempre una preocupación del ser humano, pero ahora más que nunca tiene sentido buscar nuestra brújula interior. ¿Y por qué? Pues porque vivimos una gran, grandísima paradoja, a saber: tenemos más medios que nunca antes en la historia de la Humanidad para alcanzar la felicidad y, sin embargo, la infelicidad va en aumento. La depresión se ha convertido en una gran epidemia y lo será más en el futuro, según los datos de la OMS (la Organización Mundial de la Salud). Nos pasamos la vida preocupándonos por todo: por la hipoteca, por las presiones en el trabajo, por asegurarnos un futuro, por acumular más y más cosas… Porque, como digo en el libro, “vivir cuesta muy poco, pero podemos complicarlo tanto como queramos”.
Estamos tan enfrascados en nuestro día a día, en nuestra pequeña prisión de cristal, que olvidamos nuestros deseos verdaderos, nuestros sueños, aquellos que gestamos cuando éramos niños. En este libro trato de explicar, a través de las cartas que una persona escribe a su jefe, el proceso que yo mismo viví durante seis años de búsqueda interior. De búsqueda para encontrar la dirección de mi vida, mi propia brújula interior. Porque todos tenemos una brújula. Y, por encima de todo, tenemos el derecho (y casi diría que el deber) de encontrarla y seguir la dirección que nos marque.
Tenemos el derecho (y casi la obligación) de encontrar nuestro camino y recorrerlo. La brújula interior es un libro escrito desde el corazón, una invitación… a pensarnos a nosotros mismos y sentir lo que nos pide el alma, nuestro ser esencial. a encontrar, desde la reflexión y el sentimiento, otras personas que compartan nuestro amor a la vida. a desarrollar esa capacidad de amarnos que nos permite viajar rumbo hacia donde nos apetezca a tejer redes de afecto que nos permitan volar sin el miedo a la caída. a confiar y a reencontrarnos. y a escribir, cada cual de su propio puño y letra, el que desea que sea el guión de su vida. En algunos casos, nuestra brújula interior será el único instrumento que nos ayudará a no perder el norte… Nuestro Norte. Rezaba el oráculo de Delfos: “Conócete a tí mismo” Y Píndaro decía: “Sé el que eres”. Si sumamos ambos consejos, quedaría algo así como: “Conócete a tí mismo, entonces serás quien en verdad estás llamado a ser”. Y vivirás tu vida… TU VIDA.
http://www.psicoletra.com/2012/04/estilos-de-comunicacion-y-emociones.html

beassertive AdministratorKeymaster

Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario