Pere Estupinyà, bioquímico y divulgador científico
Tengo 41 años. Nací en Tortosa y vivo entre Barcelona, Madrid y Estados Unidos. Soy científico y divulgador de hallazgos de la ciencia. Estoy casado, sin hijos por ahora. ¿ Política? Intento no tener ideología, soy antidogmático. No tengo creencias religiosas. La inteligencia se contagia.

La idea principal es…

Escucha a personas inteligentes y serás más inteligente.

¿Lo dice la ciencia?

La inteligencia es contagiosa. Escuchar un diálogo razonable, una crítica reflexiva y entusiasta… te arrastra. Y a eso me dedico.

¿A qué?

A localizar y escuchar a las mentes más brillantes de nuestro tiempo: científicos cuyos hallazgos divulgo. El conocimiento es fértil si lo transmites fuera de la academia.

En esta página procuramos hacerlo.

Acceder al conocimiento científico nos ayuda a tomar mejores decisiones y a vivir mejor. ¡Nos mejora!

¿Ponemos algún ejemplo?

La nutrigenómica: estudia cómo tu genética condiciona tu metabolismo de los alimentos. Me he sometido al test nutrigenómico de la doctora Corella, y pronto sabré qué dieta me conviene más por mi genética.

Aceite de oliva y no se equivocará.

¡Alto! A un 10% de la población española le perjudica un alto nivel de grasa, ¡aunque sea de oliva! Y podré saber exactamente cómo me conviene tomar un café.

¿Por qué?

Hay quien tiene un gen que metaboliza rápido la cafeína, y otros no, lo que prolonga su efecto. Si lo tienes, toma café antes de concentrarte en una tarea compleja. Si no, no lo tomes desde varias hora antes de acostarte.

Estos hallazgos son muy útiles.

Por eso cada sociedad debería orientar a sus científicos sobre qué investigar. Y así la ingeniería genética nos salvará de enfermedades autoinmunes como la de Crohn, del alzheimer, cánceres…

¿Crohn?

Graves inflamaciones intestinales: ya han sanado pacientes cambiándoles su flora intestinal. Y pierden la emoción del miedo… ¡Hay un cerebro ahí, en el intestino!

¿A qué científico admira?

Alan Guth, en el MIT: sostiene que el universo se expande y que matemáticamente puede ser infinito.

¿De qué me sirve eso?

El conocimiento es poder. La ciencia no es para los ricos, ¡es para los que quieren serlo!

¿Qué beneficio más palmario nos brinda la ciencia hoy?

La longevidad humana: el número de centenarios está creciendo exponencialmente.

¿Hasta qué edad podemos vivir?

Hasta los 125 años, genéticamente, por desgaste oxidativo. Mi abuelo ni se lo planteaba, ¡pero yo puedo llegar a los cien años tranquilamente!

¿Cómo lo sabe?

Me han hecho un test de telómeros, que son los extremos de los cromosomas, y resulta que, pese a mis 41 años cronológicos, mi edad biológica es de 32,7 años.

¿A qué atribuye su escaso desgaste?

Jamás he fumado, he bebido poco alcohol, hago ejercicio y mi genética me favorece… al menos en este aspecto. Lo sé porque me han secuenciado el genoma completo.

¿Hay algo en que su genética le falle?

Sí: tengo algunos genes que predisponen a ciertos cánceres, otros predispuestos al al­zheimer y otros a una irregular salud cardiovascular.

¿Y de qué le sirve saber todo esto?

Me aconseja adquirir hábitos protectores, conocidas mis fragilidades. Ante un dolor de cabeza, por ejemplo, la farmacogenómica me dicta que a mí me sienta mucho mejor el ibuprofeno que el paracetamol.

Tiene mucha información genómica…

Será útil también para deportistas: sabrán qué grupos musculares o tendones suyos son más proclives a lesionarse, o qué tipo de ejercicio le conviene más a cada uno: ¡llega una medicina de precisión, personalizada!

¿Y qué nos proporcionará la tecnología del futuro?

No sólo información continuada, sino que también tomará decisiones: ante un pico de consultas en internet de la palabra “tos”… declararemos epidemia de gripe: ¡hay muchos científicos trabajando en ello!

¿Llegarán innovaciones que ahora no somos capaces ni de imaginar?

¡Claro! Piensa que hoy tú sabes más física de la que sabía Einstein.

Gracias, hombre, pero…

Einstein dijo: “Newton, perdóname”. Porque la ciencia avanza a base de desmontar lo preconcebido. Es lo relevante de la ciencia: importa tener la mente siempre abierta al asombro, flexible, atenta. La inteligencia es menos una capacidad que una actitud, una predisposición crítica.

¿Qué le asombra a usted?

Lo mucho que tu estado emocional condiciona tus decisiones. Y ya sabemos que la última emoción que experimentas en un trance pesará más en la memoria que el resto y desfigurará así el recuerdo del conjunto.

¿Sí?

Así lo demuestra Daniel Kahneman en sus experimentos. Es decir, que para garantizarte un buen recuerdo de un viaje o de una cita o de una relación… ¡prepara un momento último que sea muy grato! Eso teñirá de bienestar el recuerdo del conjunto. ¿Ves cómo la ciencia te ayuda a vivir mejor?

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario