La palabra, medio transmisor de significado, símbolo de abstracciones o medios físicos, es lo que al final estructura cómo pensamos, sentimos o somos. Pensamos en palabras, y pensamos todo el día. Somos palabra. Somos lenguaje.

‘’ No nos hacen falta muchas palabras para expresar la verdad a partir de que la vivimos. Cuando la vivencia no está presente, no encontramos las palabras para hacerlo.’’

‘’ Cuando hay Conciencia no hay discurso, hay Verbo, y el Verbo es de acuerdo a la necesidad de la situación que estamos viviendo, no es repetir siempre lo mismo’’.

Si queremos crecer debemos trabajar sobre nosotros, nunca vamos a cambiar lo que el otro hace, sino que podemos ayudarlo en el proceso del cambio dando ejemplo, siendo claros, y es difícil ser claros sobre cosas que se leen o escuchan, sino que la claridad plena llega a partir de la propia experiencia.
La aceptación de la verdad es Identidad. La aceptación de lo falso es no juicio, pues al de aceptar la verdad, lo falso no puede ser temido ni rechazado, simplemente es contemplado como aquello que hiciste y que ya no necesitas ni adorar ni rechazar, pues no es.

Los niños viven una etapa en la que el mundo los sorprende y desean conocer las causas de las cosas. Durante este periodo, ellos saben que no saben, y, por tanto, preguntan constantemente. Por ejemplo, un niño te pregunta: «¿Por qué llueve?». Tú, como adulto que sabe, te sientes honrado poder iluminarlo. Y le contestas con mucha seguridad y convicción «Llueve debido a las nubes. El agua de las nubes se condensa y cae, produciendo la lluvia». Pero al niño no le basta esta pequeña explicación. Entonces hace otra pregunta: «Sí, pero ¿por qué hay nubes?». Ahora, ha llegado el momento de explicarselo con un conocimiento científico: «Verás, hay algo llamado evaporación. Debido al calor del sol, el agua del mar se evapora y se forman las nubes». Esto es algo que te contaron a ti cuando eras pequeño, estás seguro de que es verdad y de que ahora la explicación está completa. Sin embargo, el niño no piensa lo mismo: «Ya, pero ¿por qué sucede la evaporación?». La cosa se complica en este punto. Ahora ya no estás tan seguro de poder acertar con una respuesta, pero mejor será decir algo, ¿qué va a pensar de ti? «Bueno, en el mundo hay leyes naturales que hacen que todo funcione». «¿Ah, sí? ¿Y por qué hay leyes naturales? Y otra cosa: ¿y por qué fallan cuando hay sequía?». «No sé, la verdad es que no sé».

Gracias a la ayuda de una mente que no se conforma con la explicación programada, has podido reconocer que no sabes por qué llueve. ‘’Pero creías saberlo. Si no conoces las causas previas a la que tú crees que es la causa de algo, en realidad no sabes la causa. Y como en realidad ignoras la causa del universo, no conoces la causa de nada.’’

Llegamos a descubrir algo que es obvio, pero debido al ego, está sumamente escondido. ‘’ El conocimiento del mundo no es otra cosa que ignorancia y confusión, un apaño constante para seguir adelante en el laberinto de prueba y error.’’

El conocimiento del mundo promete hacerte feliz, pero siempre lo hace. Solo el conocimiento de ti mismo te puede hacer feliz. Y el falso conocimiento tiene la función de esconder el conocimiento de tu realidad. Por ello, todo el conocimiento del mundo se basa en que eres un cuerpo en un mundo de cuerpos, mientras que el autoconocimiento se basa en que eres mente. ‘’ Todo lo que veo solo son efectos.’’

El mundo de lo perceptible es siempre un efecto del inconsciente colectivo. Las verdaderas causas están escondidas. Para operar en las causas necesitamos ayuda, pues tú no sabes nada. Ni siquiera sabes que no sabes. ‘’Saber que no sé es la manera de aprender a aprender.’’

El momento en que reconocemos que no sabemos, es un instante de desprogramación en el cual liberas del pasado, de la cultura, genética, de toda tu historia y de todas las demás. ‘’Lo que llamamos el consciente es conciencia aprisionada por el inconsciente.’’

‘’Amar a un ser humano es ir más allá de su individualidad como persona; es percibirlo y valorarlo como una muestra de la humanidad entera, como una expresión del hombre, como una manifestación palpable de esa esencia trascendente e intangible llamada “ser humano”, de la cual tú formas parte… ‘’ – Facundo Cabral

Muchas de las veces no somos capaces de ver la paz y el amor profundos en el otro hasta que nos centramos y vemos la paz y el amor profundo en nosotros mismos. Si hemos podido descubrir un ataque mental en nuestra vida, ya sea emitido o recibido, recuerdemos que disponemos del don de la compasión. Es una parte profunda y esencial de la mente. Cuando podamos desplazar nuestra atención del dolor y dedicarnos unos minutos de silencio a encontrar esta parte de nosotros, nuestra verdadera identidad, y desde aquí, vuelver a mirar lo que transcurrió.

Un ejercicio unido al perdón profundo consiste en ejercitar la conciencia de lo que eres realmente, la conciencia esencial. ‘’La experiencia de saber lo que somos nos llevará a ver de otro modo, a nosotros mismos y a todo lo que percibimos. ‘’

CONFUNDIMOS EL MAPA CON EL TERRITORIO

La seres humanos no soportamos muy bien la realidad, porque su complejidad e inescrutabilidad nos recuerda constantemente cuan inadecuadas son nuestras teorías sobre ella. La mente no se equivoca de cuando en cuando: si estamos atentos, nos daremos cuenta de que lo hace constantemente. Por tanto, el aprendizaje y la inseguridad e incompetencia que lo acompañan se nos exige continuamente, desde el momento de nacer hasta la muerte. Por lo menos se nos exigen mientras seamos receptivos a nuestros errores y estemos atentos a nuestras circunstancias.

Pero a los seres humanos no gusta equivocarse con demasiada frecuencia y hemos encontrado el modo de evitarlo, eludioendio al mismo tiempo desarroyarse, cambiar, experimentar y aprender: sustituir nuestra teoría por la realidad. En vez de utilizar el mapa como guía por el campo, se supone que el mapa tiene razón, simplemente porque lo dice así, y si existe alguna discrepancia entre éste y la disposición del terreno, no se les presta atención o se justifica, ” No tenemos que revisar nuestros conceptos; el fallo está en la realidad”.

La responsabilidad, con la que ejerzamos y disfrutemos del poder de la palabra, es nuestra.
Cuando la gente pierde de vista la naturaleza y función de su teoría personal, comienza a confundirla con el mundo, del que sólo es una representación deformada, lo cual crea muchos problemas. Si insisto en que veo las cosas como realmente son, mi percepción se convierte (por definición) en “correcta” , y ni siquiera me planteo la posibilidad de ser subjetivo. Tengo que negar la existencia de aquel castillo real; me niego a mirarlo o lo considero una alucinación para defender el mapa en el que no aparece señalado.
.
Esta tendencia a vivir en el mapa, y no en el mundo, y a utilizar el mapa para desplazarse es la clave fundamental para comprender la forma en que la gente aprende o no lo hace. Hermann Hesse escribe en su obra Mi credo:

(“…) cada uno de nosotros pinta o falsea, todos los días y todas las horas, la selva virgen de los misterios como un bonito jardín o como un mapa plano y detallado: el moralista con ayuda de sus máximas, el religioso con ayuda de su fe, el ingeniero con ayuda de su calculadora, el pintor con ayuda de su paleta y el poeta con ayuda de sus modelos e ideales, y cada uno de nosotros vive satisfecho y tranquilo en su mundo ilusorio y en su mapa, hasta que la rotura de un dique o alguna tremenda revelación provoca la irrupción repentina de la realidad, de lo inaudito, de la belleza o la falsedad sobrecogedoras y se siente irremediablemente y mortalmente atrapado”.

El silencio no se puede hablar de el, sino solo en torno a el y en relación a la palabra. El lenguaje es una arma de doble filo: por un lado disponemos del lujo del lenguaje, las palabras de nuestro hijo vehículo de expresión; pero, por otro lado, el lenguaje es nuestro único modo de acceder a este la realidad; como dice Sebastià Serrano: “(…) el universo lingüístico nos arropa de tal forma que no podemos salir de los límites que nos impone no lo podemos observar el exterior porque el más allá del lenguaje es impensable” La omnipresencia de la palabra en el mundo de la comunicación es indiscutible.’’

Y por último, me gustaría finalizar con este fragmento:

‘’ La verdad no necesita ser defendida
No interferencia.

No lucho por la razón
Sí creo que es la verdad para que luchar por ella?
Recuerdo: mi verdad cambio tantas veces…
Permitiré que siga cambiando
La verdad no necesita ser defendida

No busco adeptos para la causa de la verdad
No tiene sentido, para sentir la verdad ha de ser elegida.
La verdad no necesita nada.
Observo el intento de hacer especial a mi personaje.
Si me piden mi visión.
Firme y serenamente ofreceré lo que ve mi corazón.
La verdad no necesita ser defendida.

Entreno en mis relaciones la no interferencia y la escucha.
Observa mi personaje deseando corregir y defenderse,
Necesidad de destacar crítica compararse y juzgar.
En el silencio de la conciencia,
Me desconecto de la carencia de identidad.
Dejo que la luz en el vacío en silencio.
Siento la comprensión que aflora
Al dejar ir toda defensa.
La verdad no necesita ser defendida.

Renunció a educar al viejo estilo ‘’ para que aprenda’’
Pues solo es ataque encubierto.
Elijo permanecer en silencio cuando antes hubiera defendido
Mi película con uñas y dientes
No necesito defender a mi personaje,
Porque elegido la verdad.
La verdad no necesita ser defendida.

Cuando la otra persona no desea saber más de lo que sabe,
Permito que prosiga su experiencia sin imponerle ruta alguna.
Le entrego la Paz de mi aceptación no interfiera

Mi máximo objetivo es la paz, no tener razón.
La verdad no necesita ser defendida ‘’

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario