Todo existe en el momento presente y es un principio fundamental del Universo que muchos de nuestros científicos todavía están tratando de entender.

 El tiempo no existe en realidad y la teoría cuántica lo demuestra. Hay cosas que están más cerca de usted en el tiempo, y cosas que están más lejos, lo mismo que hay cosas que están cerca o lejos en el espacio.

Pero la idea de que el flujo del tiempo le sobrepasa a usted es tan absurda como la idea de que el espacio lo haga.

El problema con el tiempo comenzó hace un siglo, cuando la teoría especial y general de Einstein de la relatividad demolieron la idea del tiempo como una constante universal.

Una de las consecuencias es que el pasado, presente y futuro no son absolutos. Las teorías de Einstein también abrieron una grieta en la física porque las reglas de la relatividad general (que describen la gravedad y la estructura a gran escala del cosmos) parecen incompatibles con las de la física cuántica (que regulan el ámbito de la pequeña). 

Según la teoría especial de Einstein de la relatividad, no hay forma de especificar acontecimientos que todos pueden estar de acuerdo sucedan simultáneamente. Dos eventos que son “ahora” para usted sucederán en diferentes momentos para cualquier persona que se mueva a una velocidad distinta.

Otras personas van a ver un ahora diferente que podría contener elementos del suyo – pero igualmente puede que no. 

El resultado es una imagen conocida como el universo de bloques: el universo visto desde ese imposible punto de vista fuera del espacio y el tiempo. Usted puede por todos los medios marcar lo que piensa que es “ahora” con un punto rojo, pero no hay nada que distinga ese lugar de cualquier otro, excepto que usted está allí. Pasado y futuro no son físicamente más distinguidos que izquierda y derecha. 

Las ecuaciones de la física no nos dicen qué eventos están ocurriendo en este momento – que son como un mapa sin el símbolo “usted está aquí”. El momento actual no existe en ellos, y por lo tanto tampoco lo hace el flujo del tiempo.

Además, las teorías de la relatividad de Albert Einstein no sólo sugieren que no hay un único presente especial, sino también que todos los momentos son igualmente reales 

 Hace cuatro décadas, el renombrado físico John Wheeler, en ese entonces en Princeton, y el fallecido Bryce DeWitt, entonces en la Universidad de Carolina del Norte, desarrollaron una ecuación extraordinaria que ofrece un posible marco para la unificación de la relatividad y la mecánica cuántica.

Pero la ecuación de Wheeler-DeWitt siempre ha sido motivo de controversia, en parte porque añade aun otro, incluso más desconcertante giro a nuestra comprensión del tiempo.

“Uno encuentra que el tiempo sólo desaparecido de la ecuación de Wheeler-DeWitt,” dice Carlo Rovelli, físico de la Universidad del Mediterráneo en Marsella, Francia.

“Es un tema sobre el cual muchos teóricos han encontrado desconcertante. Puede ser que la mejor manera de pensar en la realidad cuántica es renunciar a la noción de tiempo – que la descripción fundamental del universo debe ser intemporal.”

Se podría decir que cuando entendemos mejor la conciencia entenderemos mejor el tiempo.

La conciencia es el campo sin forma, invisible de energía de dimensión infinita y potencialidad, el sustrato de toda la existencia, independiente del tiempo, espacio o lugar, de la cual es independiente pero con todo incluido y todo en presente. Abarca toda la existencia más allá de toda limitación, dimensión, o tiempo, y registra todos los eventos, sin importar lo aparentemente minúsculo, como incluso un pensamiento fugaz.

La interrelación entre el tiempo y la conciencia desde la perspectiva humana es limitada, cuando, en realidad, es ilimitada.

No hay tal cosa como el Tiempo
La solución de Julian Barbour para el problema del tiempo en la física y la cosmología es simplemente afirmado simple como radicalmente: no hay tal cosa como el tiempo.

 “Si usted trata de meter sus manos en el tiempo, éste siempre se desliza a través de los dedos”, dice Barbour. “La gente está segura de que el tiempo está ahí, pero no pueden agarrarlo. Mi sensación es que no pueden agarrarlo porque no está allí en absoluto.”

Barbour habla con un convincente  encanto inglés que desmiente una voluntad de hierro y confianza en su ciencia.

Su perspectiva extrema viene de años de mirar en el corazón, tanto de la física clásica como la física cuántica. Isaac Newton pensó en el tiempo como un río que fluye a la misma velocidad en todas partes. Einstein cambió esta imagen unificando el espacio y el tiempo en una sola entidad 4-D.

Pero incluso Einstein no impugnó el concepto del tiempo como medida de cambio. En opinión de Barbour, la pregunta debe ser puesta de cabeza. Es el cambio el que proporciona la ilusión del tiempo. Canalizando el fantasma de Parménides, Barbour ve cada momento individual como un todo, completo y vigente en su propio derecho.

 Él llama a estos momentos “Ahoras.

“A medida que vivimos, parece que nos movemos a través de una sucesión de ahoras, dice Barbour, “y la pregunta es, ¿qué es esto?”

Para cada Barbour, cada Ahora es un arreglo de todo en el universo.

“Tenemos la fuerte impresión de que las cosas tienen posiciones definidas, una respecto a la otra.

Mi objetivo es abstraer todo lo que no podemos ver (directa o indirectamente) y simplemente mantener esta idea de muchas cosas diferentes que coexisten a la vez. Son simplemente los ahoras, nada más y nada menos”.

Los ahoras de Barbour pueden ser imaginados como páginas de una novela arrancadas de la columna vertebral del libro y arrojadas al azar al suelo.

Cada página es una entidad separada, existente sin tiempo, que existe fuera del tiempo. Organizar las páginas en un orden especial y moverlas a través de este orden de una manera paso a paso hace que una historia se desarrolle.

Aún así, no importa cómo organizamos las páginas, cada página es completa e independiente.

 Como dice Barbour,

“El gato que salta no es el mismo gato que cae.”

La física de la realidad para Barbour es la física de estos Ahoras tomados en conjunto como un todo.

No hay un momento pasado que desemboque en un momento futuro. En su lugar, las diferentes configuraciones posibles del universo, cada posible ubicación de cada átomo a través de toda la creación, existe simultáneamente.

Los ahoras de Barbour existen todos a la vez en un vasto reino platónico que se destaca completa y absolutamente sin tiempo. 

Nuestra ilusión del pasado surge porque cada Ahora contiene objetos que aparecen como ‘registros’ en el lenguaje de Barbour.

“La única evidencia que usted tiene de la semana pasada es su memoria. Pero la memoria viene de una estructura estable de las neuronas en el cerebro ahora. La única evidencia que tenemos del pasado de la Tierra son las rocas y los fósiles.

Pero estas son sólo estructuras estables en forma de un arreglo de minerales que examinamos en el presente. El punto es, todo lo que tenemos son estos registros y sólo los tenemos en este ahora.

El tiempo, en este punto de vista, no es algo que existe aparte del universo. No hay reloj en marcha fuera del cosmos.

La mayoría de nosotros tendemos a pensar en el tiempo de la forma en que Newton lo hizo:

“El tiempo absoluto, verdadero y matemático, por sí mismo, y  de su propia naturaleza, fluye con ecuanimidad, sin tener en cuenta nada externo.”

Pero como Einstein demostró, el tiempo es parte de la estructura del universo. Contrariamente a lo que Newton creía, nuestros relojes ordinarios no miden algo que es independiente del universo. 

La palabra ‘Mecánica’ utilizada en el término ‘mecánica cuántica’ indica una máquina como algo predecible, edificable, cognoscible. 

 El universo cuántico en el que vivimos, si queremos aceptarlo o no, puede parecer en la superficie a ser mecánico y lineal, pero no lo es. Probablemente es mejor descrito como una multitud infinita de posibles acciones lineales.

Si hemos de dar a este proceso todavía místico un nombre, le llamaríamos ‘Ecología Quantum’ en lugar de ‘Mecánica Cuántica’, ya que se construye desde dentro de uno mismo.

 Todo sale de lo invisible en la misma forma que cualquier organismo vivo lo hace. 

En la mecánica cuántica, todas las partículas de materia y energía pueden también ser descritas como ondas. Y las ondas tienen una propiedad inusual: Un número infinito de ellas puede existir en el mismo lugar. Si un día es demostrado que el tiempo y el espacio consisten de quantas, los quantas podrían todos existir apilados juntos en un solo punto sin dimensiones. 

El paradigma actual del mundo predominante es que si una cosa no puede ser explicada y detallada, analizada y documentada por procesos de pensamiento científico lineal, entonces no tiene sentido.

Si usted tiene una explicación espiritual de la existencia humana, entonces usted está loco, está en la tierra del ensueño. La mentalidad científica dice que todo en el universo debe ser capaz de ser explicado, ya sea ahora o en algún momento en el futuro por sí solo, con métodos analíticos científicos.

La ciencia dice,

“Ante la falta de pruebas científicas no vale la pena discutir. Si no se puede poner en una caja con una etiqueta y luego olvidarse de ello. Usted averigüe en qué caja usted puede ponerlo, etiquetarlo, luego volver a nosotros y ver si estamos de acuerdo”.

FUENTE: https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_time09.htm

 

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario