Siddhartha Mukherjee,, genetista oncólogo; premio Pulitzer de no ficción
¿Edad? La suficiente para ser muy selectivo con mi tiempo. Nací en India, pero enseño Medicina en Columbia y aprendo en todas partes. Mi familia sufre esquizofrenia congénita, pero no sé si me atrevería a eliminarla, por eso escribí ‘El gen: una historia íntima’. Diserto en la Pedrera de Barcelona


“¿Al eliminar la esquizofrenia no liquidaremos el genio?”

El fin de las hipótesis
Nuestros abuelos no podían decidir cuántos hijos tener ni cuándo; ni evitarles enfermedades genéticas que hoy se detectan con tests rutinarios. El doctor Mukherjee cura cada día cánceres modificando genes. Y ahora los genetistas discuten si es legítimo eliminar el cáncer, pero para siempre, y otras dolencias de origen genético. Nunca la humanidad tuvo tanto poder, pero tampoco tanta responsabilidad: ¿nos atrevemos a reescribir nuestro destino? Y si podemos cambiar genes para curarnos, ¿por qué no para mejorarnos a nosotros y a nuestros hijos? Pero ¿qué es ser mejor o peor? Las preguntas ya nos las hacíamos, pero antes eran hipotéticas. Nadie puede ni debe ahora responderlas por cada uno de nosotros.
¿Cambiaría los genes de sus hijas para evitar su esquizofrenia?

Claro que lo he pensado. Todos deberíamos estar planteándonos preguntas así, porque necesitamos las respuestas no dentro de un siglo ni una década, sino ahora mismo.

¿Por qué tanta urgencia?

Porque la genética va más deprisa que nuestra capacidad de asimilarla. Anteayer se cambió el gen defectuoso del Huntington en un cobaya.

Una enfermedad horrorosa.

Que sólo depende de un gen. Yo mismo curo cánceres cada día modificando genes.

¿Dónde está el dilema moral?

Cuando curamos con terapia génica en un solo individuo sin cambiar todo el genoma humano no hay ninguna duda ética. Se cura y punto. Lo que hasta ahora habíamos pactado los genetistas es no modificar genes de células madre ni de esperma ni de óvulos ni embriones.

¿Por qué?

Porque entonces estamos cambiando el futuro de la humanidad entera. Estamos reescribiendo nuestro destino como especie. Hasta ahora, los genetistas teníamos aceptado cambiar la genética somática, la de un solo cuerpo, pero nos habíamos vetado cambiar la germinal, porque con ella podemos cambiar la de nuestros descendientes y la de toda la especie humana.

¿Qué hay de malo en liberar a nuestros descendientes del cáncer o el Huntington?

A usted le falta humildad.

¿…?

Hay que tener humildad y vértigo ante lo que nos estamos planteando ahora: modificar, reescribir el genoma humano. Es lo que nos hace personas. No hay nada más importante.

Pero ya hay un acuerdo al respecto.

Lo había, porque hace tres meses que los genetistas y los expertos volvemos a plantearnos modificar genes en esperma, óvulos, células madre, embriones…

¿Cuándo sí y cuándo no?

El triángulo que nos autorizaría a reescribir el destino de nuestra especie es, para empezar, que la enfermedad sea muy dolorosa.

¿Cuál no lo es?

Me refiero a horriblemente dolorosa. El cáncer, para mí sin duda; el Huntington, también; pero… ¿ansiedad, depresión?

Yo les preguntaría a quienes lo sufren.

Ese es el problema: que cada uno tiene una respuesta. Y que hoy ya no es una pregunta hipotética. Podemos leer, analizar, entender, corregir y editar genes enfermos.

¿Y los no enfermos?

Esa es otra condición: que la modificación de tu descendencia sea una decisión libre y personal y no impuesta o inducida por ningún Estado, moda o tendencia…

Que la humanidad no acabe siendo un batallón clónico de Barbies y Kens.

Que mantengamos la diversidad, porque si no, pereceremos. La evolución demuestra que las especies demasiado homogéneas desaparecen.

Igual que las culturas purificadas.

Porque cuando el entorno cambia, no cuentan con individuos con características diversas de la media para poder adaptarse. Tiene que haber personas de todo tipo por si son necesarias para perpetuar la especie en un momento dado.

¿Moisés, como otros líderes, era un ególatra esquizoide o el salvador de su pueblo?

Por eso le decía que estoy muy seguro de eliminar el cáncer de nuestro patrimonio genético, pero no tanto las enfermedades mentales. No lo sé. La verdad. Y eso que las he sufrido en casa.

Tal vez no puedas eliminarlas sin eliminar la singularidad del genio humano.

Eso me planteo. La mayoría de nuestras características no dependen de un solo gen, como el Huntington, sino de combinaciones de genes, de cambios en el entorno y de la suerte. Y esa es la tercera condición: que exista una relación clara y inequívoca entre un gen o grupo de genes y la dolencia que curar.

Resulta complejísimo establecer la relación entre gen, entorno, azar, cambios…

Era imposible, pero cada día un nuevo descubrimiento nos va avisando de que ya no lo es. Por eso tenemos que aprender todos genética ya: no hay nada más importante.

¿Por qué?

Porque si no, otros decidirán nuestro destino y el de nuestros hijos. Todos debemos participar en el debate genético. Resulta que ya tenemos big data y una capacidad de computación insospechada…

…y en progresión geométrica.

Y estamos dando significado a lo que era tan sólo un código, el genoma humano. Eran letras y hoy empezamos a ver cómo se transforman en palabras al cambiar el entorno que se combinan con frases que empiezan a tener sentido…

“Serás rubio” o “tendrás cáncer”…

…Combinadas con variaciones en el entorno al azar, pero cada vez más legibles, editables para nosotros…Todo adquiere significado. La humanidad puede reescribirse y reescribir su destino. Y siento vértigo y responsabilidad.

Si su familia no hubiera sufrido esquizofrenia, ¿usted tendría el mismo talento?

Sabe que le voy a contestar que no lo sé.

¿Quiere saberlo? ¿Cambiaría su vida?

El problema o la oportunidad que tendré, como todos nosotros, es la de decidir qué hacer al respecto. Nuestra especie puede rediseñarse a sí misma y habrá que aprender genética para poder debatir y decidir cómo. Y ya no nos queda mucho tiempo.


LLUÍS AMIGUET
23/06/2017 00:52 | Actualizado a 23/06/2017 11:03Lea la versión en catalán

© La Vanguardia Ediciones Todos los derechos reservados
Quiénes somos Contacto Aviso legal Publicidad Ayuda Política de cookies Otras webs

beassertive AdministratorKeymaster
Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario