Mat Rauzier, trotamundos emprendedor.

 

Tengo 39 años. Nací en París. Vivo en el Born (Barcelona). Soy un ingeniero emprendedor. Estoy casado y tengo tres hijos, Romeo (9), Liam (3) y Lynh (4 meses). Soy apolítico, nunca he votado. ¿ Creencias? Creo en todo. He diseñado tablas de surf y bicicletas eléctricas

“‘Déjele hacer lo que le gusta’, dijo la psicóloga; fue sabia”

 

Bicicleta solar

Me cuenta su vida y advierto que ha sido un trotamundos con clase, porque ha vivido sin nóminas, a salto de mata, pero entre tablas de surf, yates, catamaranes y bicicletas eléctricas que parecen motos vintage. No está mal para su edad. Ha ido adaptándose a cada momento con su ingenio natural, inventando siempre algo nuevo, aportando algún valor, jugándosela siempre y sin perder la compostura. Ahora se ha inventado las bicis Rayvolt (RayvoltBike.com), que parece una moto vintage: “Sostenible, limpia, silenciosa, cómoda, bonita, buen cuero, buen caucho, baterías recargables al sol: para disfrutar y lucir”. Como corresponde a un vagabundo con estilo.

¿Qué hace en este local del Born?

Inventar juguetes que no estaban en el mercado.

¿Qué juguetes?

Durante un tiempo fueron tablas de surf. Ahora son bicicletas eléctricas. Y quiero que todo sea muy estético, con estilo, elegante.

¿Qué tienen que ver el surf y la bici?

Me gusta la libertad, la aventura, el aire libre… Y las tablas y las bicis son compañeras.

¿Cómo empezó con sus juguetes?

Era un adolescente complicado, me gustaba la calle, las motos… A los 13 años me llevaron a una psicóloga, que le dijo a mi padre: “Déjele hacer lo que le gusta”. Fue muy sabia.

¿Por qué?

Si me hubiesen forzado a estudiar, hubiese acabado mal. Ya estaba robando motos…

¿Y qué le gustaba?

El windsurf. Lo ensayé en un lago, en invierno. Aprendí. Y me harté del frío: empecé a soñar con California desde que veía en la tele la serie Los vigilantes de la playa…

Eso puede cambiarte la vida…

No es broma: decidí vivir allí. Ayudé a mi padre en su taller de fotografía, ahorré un poco con ese objetivo…

¿Y se fue?

A San Francisco. Y allí me gané la vida como fotógrafo. Y el resto del tiempo, ¡en las olas! Tenía 18 años.

Eso es tenerlo todo.

No tenía responsabilidades, tenía olas y una novia como Pamela Anderson, camarera en un bar. Fui feliz. Pero uno se cansa de todo.

¿En serio?

Me volví a Europa, pero evité París. No sé por qué, me vine a Barcelona. Tenía 22 años y trabajé en la cubierta de un yate del Port Vell. A la vez, diseñaba páginas web.

¿Qué hacía en el yate?

Baldear, cocinar, ¡de todo! Y navegué como tripulante por el Atlántico, el Caribe y el Pacífico. Llevé barcos de un sitio a otro, buceé, pesqué atunes, superé tormentas, me aburrí en calmas chichas…

¿Qué sueño tenía entonces?

Vivir como capitán de barco. Pero conocí a muchos y un día me di cuenta de que envejecían mal: solos, sin familia, alcoholizados… Y no quise eso para mí.

¿Y qué hizo?

Estudié Arquitectura Naval y diseñé catamaranes por encargo.

¿Y las tablas de surf?

Apliqué lo aprendido para mejorarlas: las tabla de surf no habían evolucionado desde los años veinte. Las hice de fibra de carbono biaxial, las llamé Exxite… ¡y tuvieron mucho éxito!

¿Qué tenían de particular?

Eran superresistentes, flexibles, seguras, ágiles, rápidas, nerviosas, de recuperación rápida al girar la ola: acumulaban muy bien la energía cinética para salir de la ola.

Suena bien.

También se usaron para el surf a remo, para carreras, porque les daba mucha estabilidad: ¡mis tablas eran ganadoras!

¿Hizo muchas?

Medio millón al año. Primero artesanalmente, luego industrialmente en Tailandia, de modo que vivía dos meses allí y uno aquí.

No ha parado usted.

Llegué a un acuerdo con Starboard, la compañía de windsurf más grande del mundo, y me contrataron. Y así mis tablas las han usado todos los campeones de surf, windsurf, surf a remo en carreras…

¿Y cómo pasó de las olas a las bicis?

Quise sentar la cabeza, ganar estabilidad, criar a mis hijos en Barcelona… Y en el parque con mi hijo, un amigo llegó con una bici con capazo, y su hijito dentro… Me iluminé.

¿Qué pensó?

Que tenía ante mí el futuro: para ir de compras en la ciudad, para llevar a los niños… ¡Bicicleta eléctrica! Sin combustible, con pedal y batería de litio… recargables con toma eléctrica, ¡y también con los rayos del sol!

¿Una bicicleta solar?

Sí, por eso la llamo Rayvolt, y luce un diseño elegante, con un punto de moto vintage, emulando la moto Racer Cafe. La primera que diseñé era de bambú ecológico.

Toma ya..

Me la hice para mí. En mi último viaje a Tailandia, un mosquito me inoculó el dengue, y tuve fiebres altísimas: estaba tan obsesionado… que se me ocurrió un giróscopo para tener siempre localizada la bici, y cómo tener un mapa GPS en el tablero… Y también un motor que incrementa su potencia según la necesidad, de máxima eficiencia.

Pero… ¿qué autonomía tienen esta bici eléctrica?

Hasta 160 kilómetros, a una velocidad de 45 km/hora. Este año fabricaremos un millar. Ya tengo pedidos del extranjero.

Se ve antigua y moderna a la vez.

El tablero conectado a la computadora de la bici muestra velocidad, distancia, consumición, estado de la batería, diagnosis en tiempo real de cualquier avería… Es algo más que una bici. Y las hacemos aquí.

En pleno barrio del Born de Barcelona.

Me enorgullece y me estimula saber que la gente de este barrio levantó con su ingenio, recursos e ímpetu la basílica de Santa Maria del Mar. ¡Y Picasso vivió a dos puertas de mi local! Todo esto me resulta inspirador

FUENTE – La Contra –  La Vanguardia

beassertive AdministratorKeymaster

Psicologia / Neurociencia

Deja un comentario